martes, 29 de abril de 2008

Tate quieto coño !!

Después de dos semanas sin aparecer por el curro, como es normal a la vuelta te encuentras con bastantes "temas" pendientes.. hasta aquí nada nuevo.

El caso es que a media mañana entra el transporte, y por suerte no me deja mas allá de 30 bultos, así que me dispongo a ir abriendo todo el material.

En esto que entra un cliente habitual, de los que habitualmente pasean por el barrio... y yaquestoy...

Bueno, el caso es que después de atenderle mi compañero , se acerca donde mi , (yo seguía abriendo cajas y colocando el material como loco..), y me empieza a contar sus típicas batallitas (en plan abuelo Cebolleta).

Imaginaros la situación :
Yo en la entrada , abriendo, ordenando y dando de entrada al material, y el cliente a mi lado contándome sus batallitas.

No penséis mal, yo le estaba haciendo caso perfectamente y le iba respondiendo a todo lo que me preguntaba (cosas de la multitarea)...

El caso es que al rato, cada vez que quería preguntarme algo, me agarraba literalmente del brazo... las dos primeras ocasiones casi no me daba cuenta, al estar moviéndome de un lado para otro no me percataba... pero en una de estas al agarrarme de nuevo, casi me corto la mano con el cutter y de forma instintiva le solté :

-¡ tate quieto coño !
Me salió del alma, pero no quiero que me vuelva a ocurrir lo mismo que hace unos años, en la que por un despiste me metí un corte en la mano con el cutter de lado a lado (nada profundo, pero dueleee).

Después de esto, ya no me agarraba el brazo, aunque más de una vez le vi el gesto de hacerlo...


12 comentarios:

  1. Jajaja, ese es el cliente pesao que no te puedes quitar ni a patadas. Joer ¿no se dan cuenta de que estas liadillo y no se van?
    Menos mal que no te cortaste XD

    ResponderEliminar
  2. Mi intención no es que se fuera, sino que me dejase hacer mi trabajo, porque estaba muy liado, mientras yo seguía atendiéndole, pero de ahí a agarrarme el brazo cada dos por tres. y luego que casi me corto...

    El cliente ya había sido despachado completamente por mi compañero, pero luego vino donde yo estaba, porque tenía ganas de "charla", pero a mi en principio no me molestaba (siempre que me dejara seguir trabajando)

    ResponderEliminar
  3. Yo directamente en el momento de decirle "tate quieto coño!" le hacia la marca del zorro con el cutter en el pecho, jajajajajaja!

    Saludos desde el C.A.U.

    ResponderEliminar
  4. Si es que a veces te encuentras gente que son verdaderas lapas y se pegan a tí de tal manera que producen hasta escalofríos.
    Yo tengo un cliente que cuando me habla tiene la puñetera manía de acercarse tanto, que parece que me vaya a dar un beso.
    ¡¡¡Dios que horror!!!...

    Un saludo :-)

    Privateer

    ResponderEliminar
  5. odio que me toquen mientras estoy trabajando, me entran ganas de repatearle el higado al cliente (si es clienta y esta wena ya me lo pienso XDDDD)

    ResponderEliminar
  6. De estos se ve que los sufrimos todos. Yo también tengo unos cuantos que vienen a contarnos su vida y resulta que mi cerebro todavía trabaja a un sólo núcleo, y no tengo manera de concentrarme cuando tengo a uno dando la lata.

    Lo curioso del caso es que esta gente no se da cuenta que estás trabajando. Muchas veces estás facturando, albaranando o presupuestando, te ven teclear y mirar la pantalla mientras cabeceas como asintiendo a todo lo que te dicen, pero son incapaces de ver que me importa un pimiento el último virus que ha logrado eliminar o cómo le arregló el wifi a su vecino. Eso cuando tienes suerte y te cuentan cosas relacionadas con la informática, que hay algunos que te toman por el cura del pueblo y empiezan a confesarte los problemas con la pareja, la última partida de airsoft, etc. Y cuando te das cuenta te ha pasado la mañana/tarde y has hecho la mitad de trabajo del que tenías previsto.

    Mira por donde, esta disertación me acaba de dar tema para una entrada jejeje.

    ResponderEliminar
  7. Si llegas a cortate por su culpa, le pinchas con el cutter en un ojo y ya esta. Seguro que no habla, lloraria de dolor o en su efecto moriria jeje.

    ResponderEliminar
  8. He de reconocer (no me peguéis, por favor) que yo a veces soy un poco ese cliente tocapelotas que te cuenta batallitas mientras intentas trabajar, pero me suelo dar cuenta enseguida y me retiro honorablemente para dejar al pobre currito que siga con lo suyo.
    Y en cuanto a esa gente que cuando te habla no para de tocarte... me pongo malo! Secundo por completo tu "tate quieto coño!!!", de hecho a mi madre le pego cada grito a cuenta de esto...
    Y lo del cutter, pues sí que duele muchísimo cortarse con uno, y si te llegas a cortar por culpa de ese elemento, encima le tenías que haber dado con una caja pero llena.

    ResponderEliminar
  9. ya ya ya, ese quería hacer un "apaño" para que no le cobraras na de ná.
    A mi la gente que me coge, se acerca a la cara, y va dando por la vida besitos, me cae como el culo y pienso: Este tiene un lado oscuro.....

    ResponderEliminar
  10. Jajajajaja ahora ya no va a ser " PORQUE NO TE CALLAS " la nueva es " TATE QUIETO COÑO " jajajajaja lo veo y no me lo creo balla tacto que tienes con los clientes (que bin merecido se lo tenia) me sorprende que despues de decirle esto no le hallas soltado un par de ostias para que lo captara del "modo seguro" digo por si no capto lo de "TATE QUIETO COÑO" jajajaja gracias

    "que seria de la vida sin estos momentos y los dias de pago"

    ResponderEliminar
  11. Sólo dijiste eso? O también le amenazaste con el cutter a lo Makinavaja? Algo así como "Tate quieto o te rajo, coño!"

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que decir? Pues esta es tu ocasión:
¡ VAMOS !